Ir al contenido principal

I thought this time I'd keep all of my promises

J.S;

es verdad que la vida, y como dice Robert Smith en una de mis siempre favoritas "A letter to Elise",  every time I try to pick it up like falling sand as fast as i pick it up it runs away through my clutching hands // cada vez que trato de retenerla, como arena que cae, tan pronto como la recojo se escapa entre mis manos empuñadas. 

Entonces, no creas en ningún momento que dejé de escribir por falta de interés, sino más bien por mi incapacidad de mantener promesas que involucran el establecimiento de vínculos afectivos, citando nuevamente a Smith, "creí que esta vez si cumpliría mis promesas". Aún nos recuerdo, caminando en la noche, y deshaciéndome, lloraba porque me embriagaba en soledad (y alcohol). Grité tan fuerte en la calle vacía, dije que me encontraba tan lejos de todos, incluso de ustedes, por que no pertenecía a nadie, y prometí que mantendría el contacto de forma escrita. Es casi como si hubiese sido el fin de semana pasado, pero no es así.

Estoy aquí, en la segunda década de vida, y aun creo, cómo tú me comentaste también te sucedía, que voy a morir antes de los treinta. Estoy saboreando el funeral, que al fin y al cabo tal vez no suceda, o no cuando yo lo desee. Es una más de esas innumerables promesas que he hecho sin pensar en el impacto de su incumplimiento. Aunque tengo que confesar nunca me ha agradado la idea de que alguien, quien sea, al regresar a casa, la que sea que fuese donde estuviese habitando al momento, me encontrase inerte. Es un proceso de acontecimientos legales, que por experiencia sé son un largo y fatídico trabajo. Si en verdad algún día de estos logro hacerlo, solo voy a desaparecer, y quizá, con un poco de suerte, un perro callejero, después de una noche fría y camino al basurero, encuentre entre la basura algunas de mis falanges. 

Pero es algo tan poético como improbable. 

Espero saber pronto de ti, porque aunque nos encontramos hace algunos días, tengo la sensación de que no dijimos nada.

Atentamente
C.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias.  Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario.  Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.
De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre …

1 día: El Valentín

Tarjeta de Día de San Valentin"Finos trazos en estos versos para ella, cuyos luminosos ojos,
brillantes y expresivos como los gemelos de Leda, el adorado nombre suyo se descubrirá, que protegido reposa tranquilo en esta página, y oculto para todo lector. Lee, y con minuciosidad, este poema porque encierra un tesoro grandemente bello, un talismán, un amuleto para suspender del corazón. Estudia bien la métrica, palabras, las letras mismas. No omitas algo tan banal que pensar pudieras, a riesgo de extraviarte. Y en esto gordiano nudo no existe, que sin la magia de un sable no podrás deshacer, de ser posible si solo entendieras la trama. Y sobre la página esta, en que se fijan tales ojos penetrantes, descansa, digo, más bien perdu, un muy reconocido nombre con frecuencia pronunciado por poetas en altos cenáculos, pues el nombre mismo es de poetisa. Y no obstante que engañan con naturalidad sus letras, así como el caballero Pinto (Fernando Mendes) lo haría, siempre un sinónimo moldean de verdad. ¡Mas …

Hombro derecho/hombro izquierdo: perspectiva inspirada en el Dr. Osterman

Se que nuestras manos no se van a entrelazar. No de nuevo.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho y yo, tan ensimismado, me siento desvanecer en recuerdos, que no puedo permanecer a tu lado izquierdo.
Antes siquiera de que las luces se vayan, estoy en el ahora. Hay gente al rededor y seguramente están más ahí, que yo mismo.
Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ya no estoy ahí.

Ahora mismo, estoy donde hace unos años, cuando decidí que valía la pena decirlo, y no es que no lo valga ahora, no me malentiedas.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho,  y yo, a tu lado izquierdo, aferrándome al asiento, porque mi cabeza esta tan llena del aire que respiras, que siento que voy a salir volando.
Las luces se han desvanecido ya, y aunque no estoy entendiendo lo que sucede al rededor, ciertamente nunca me ha interesado menos. No hay nadie más en este mundo, al menos no para mi.
Soy un hielo en un vaso de cristal, lleno de agua caliente.
Los latidos de mi corazón se escuchan…