Ir al contenido principal

Fortuito estado larvario

Veía huevos de cucaracha y no sabía lo que eran. También imaginaba unos pies con calcetines rojos y ausencia del resto de ropa, mientras estaba dentro de la casa del señor R. Ahí observaba lo que en ese entonces parecía un acuario, pero no era más que una pecera con varios colores practicando su nado, aunque esto último es más bien producto de una mente ambigua y carente de recuerdos.

Escondidos tras un librero, hacía sonar una clase de alarma, que de hecho él había armado pues a pesar de su corta edad sabía como armar y desarmar varios artefactos que parecían imposibles, la cual vibraba en nuestros tímpanos cuando veíamos su sombra entre la parte baja y alta del mueble. Algunas veces intenté esconderme de sus manos, pero solo él sabe si es verdad.

Hubo varias veces que los accidentes me siguieron, como la vez que fui un pirata en la pileta del patio y resbalé, recibiendo un impacto fuerte que hizo brotar sangre casi de inmediato, dejando paralizada mi mente mas por el miedo que por el dolor; o la vez que detuve un codo, a gran velocidad y fuerza, con la nariz, codo de quién huíamos; o esa otra ocasión cuando prendí los cerillos entre mis dedos, creyendo que tal vez así podría lograr, o tan siquiera simular, tener esa fantástica habilidad... y cómo olvidar la vez que me electrocuté con el eliminador del teclado, acto tan simple y fugaz, colocando mi lengua al final del cable con el aparato conectado a la clavija.

Y aún así, nada fue lo mismo desde su muerte y luego el accidente. O viceversa. Incluso pudo ser antes. Pudo ser desde que la puerta era golpeada en la madrugada, o desde que dejó de existir el limón en patio de la casa. O cuando en la noche rompí el zapato por sacarlo a la fuerza. Podría averiguarlo, pero prefiero que quede así. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias.  Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario.  Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.
De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre …

Hombro derecho/hombro izquierdo: perspectiva inspirada en el Dr. Osterman

Se que nuestras manos no se van a entrelazar. No de nuevo.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho y yo, tan ensimismado, me siento desvanecer en recuerdos, que no puedo permanecer a tu lado izquierdo.
Antes siquiera de que las luces se vayan, estoy en el ahora. Hay gente al rededor y seguramente están más ahí, que yo mismo.
Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ya no estoy ahí.

Ahora mismo, estoy donde hace unos años, cuando decidí que valía la pena decirlo, y no es que no lo valga ahora, no me malentiedas.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho,  y yo, a tu lado izquierdo, aferrándome al asiento, porque mi cabeza esta tan llena del aire que respiras, que siento que voy a salir volando.
Las luces se han desvanecido ya, y aunque no estoy entendiendo lo que sucede al rededor, ciertamente nunca me ha interesado menos. No hay nadie más en este mundo, al menos no para mi.
Soy un hielo en un vaso de cristal, lleno de agua caliente.
Los latidos de mi corazón se escuchan…

Ocio: Podcast

El año pasado, llegué a tener sensación de agobio al escuchar música todos los días. A partir de ese sentimiento se empezaron a generar ideas, tal vez demasiado disparatadas por algo tan insignificante, sobre que mi tiempo musical era tiempo perdido en el que podría haber aprendido algo.
Así que comencé a buscar podcast. Desde hace aproximadamente 5 años me introduje al mundo del podcast, y no quise salir de nuevo. Es como escuchar programas de radio de contenido de alta calidad (claro, sus excepciones habrá), de temas del propio interés y con acceso al gusto: pausar, regresar, repetir.
La verdad es que sigo varios, pero hoy me limito a compartir dos. De una vez digo, que son de España, para que si no es del agrado del lector, no se lleve una sorpresa. Sin más preámbulo, comenzamos.

La Conjura de Ludovico Con un nombre original, que desde principio te da la referencia al cine, por Naranja Mecánica/A Clockwork Orange, éste podcast te adentra al mundo de la psicología dentro de los film…