Ir al contenido principal

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias. 
Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario. 
Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.

De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII

Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre hacen juegos de palabras geniales con los nombres que aparecen en los créditos).

Este especial abre con una animación 3D, a manera de la clásica introducción, inspirada en la reciente película Sausage Party (2016) del director Conrad Vernon, quien también ha dirigido Shrek 2 y Madagascar 3. Basados en la premisa e incluso en el trailer, la película podría ser solo una comedia para adolescentes y, tal vez, una metáfora para hacer una crítica a las creencias sociales en lo que a religión y moral se refiere, pero como ya la he visto, comprendo por qué figura en el horror, además, como aperitivo, pues recordemos que no es una historia si no la introducción, queda perfecta conforme al cierre del episodio.





Ahora si, la primer historia es un homenaje a The Exorcist (1973), y siéndo ésta una obra tan emblemática, creo que no tengo demasiado que agregar sobre ella, pero si quiero destacar que los mejores chistes son sobre cómo Pazuzu llega a la casa de Homero y cómo es que hay algo mas diabólico que ésta entidad. Si al terminar la historia creen que el guiño sobre el famoso fluido corporal esta ausente, solo digo que esperen.








La segunda historia, y en lo personal mi favorita, es un tributo a Coraline (2002) novela escrita por, uno de mis escritores vivos favoritos, Neil Gaiman, cuya animación esta inspirada también en la película homónima de Henry Selick en 2009. Por si no fuera poco, la voz de Bola de Nieve II (Cinco, en realidad), la hace Gaiman. ¡Perfecto! Aunque no es la primera vez que Gaiman participa en la serie, pues en la temporada vigésimo tercera, episodio sexto "The Book Job", tiene mas que un cameo, yo diría casi un protagónico.

Ésta historia tiene tantos buenos chistes que si los pusiera todos terminaría poniendo capturas solo de éste segmento, básicamente como en una historieta, y lo haría, pero creo que es muchísimo mas disfrutable ver la animación (mis favoritos son: el gato y Lisa atravesando por primera vez la puerta secreta a y la respuesta de Marge a un Homero que pregunta porque del otro lado la vida es mejor). Sigue de manera bastante fiel el concepto de Coraline y además la animación de "la otra casa y la otra familia" es simplemente espectacular. Y el final ¡Tan absurdo como gracioso!






El tercer y último segmento, y según lo explicado por el prodcuctor Al Jean,  se quería hacer una entrega de La Casita del Horror que sorprendiera a la gente, pues querían algo terorrífico. Aunque el concepto no es en sí una idea original, pues la temática se adentra en el canibalismo, éste no es una parodia u homenaje a un algo en particular como los segmentos anteriores (aun cuando podría asemejarse a "The Survivor" de Stephen King y, personalmente, en algún momento reviví una de mis escenas favoritas de Hannibal (2001), dónde el Dr. Lecter esta preparando algo delicioso en una sarten...), si no una creación de Joel Cohen y Al Jean, como consecuencia de una lluvia de ideas, partiendo de un Homero que se rebana un dedo y se lo come. Y pese a que durante la creación del especial los productores se preguntaban estaban preocupados por haber ido demasiado lejos con ésta historia, recordaron que siempre han estado preocupados sobre ello, en cada especial. Además el canibalismo ya había formado parte de ésta saga , como en La Casita del Horror IV, “The Devil and Homer Simpson”, en el cuál el Diablo trata de darle una lección al glotón de Homero y en La Casita del Horror V, “Nightmare Cafeteria,”, dónde los alumnos de la escuela comienzan a desaparecer miesteriosamente...

En lo personal éste segmento logró su cometido: me sorprendió y horrorizó. Y es que maneja una manera tan diversa y especifica en los actos de lesión autoinfligida, y no necesariamente grotesca ni visceral, que hace me hizo sentir un grado de incomodidad que hace bastante tiempo no sufría/gozaba ante una Casita del Horror. Incluso antes de comenzar el segmento, sale Lisa a realizar una singular (¿ y graciosa?) advertencia (cómo llegó a hacer Marge en la primera y segunda) sobre lo horrible que podría llegar a ser éste. Pero no por lo anterior deja de tener ese tono cómico, pues a mi parecer el chiste de "me-gan"  y los comentarios de la terapia de pareja logran poner la gracia en el horror.

Sin lugar a duda una platillo delicioso para cerrar el episodio. 






¿Es necesario que explique más? Por favor, solo vayan a verlo. Disfruten. Su viejo espíritu Simpson, se los agradecerá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

1 día: El Valentín

Tarjeta de Día de San Valentin"Finos trazos en estos versos para ella, cuyos luminosos ojos,
brillantes y expresivos como los gemelos de Leda, el adorado nombre suyo se descubrirá, que protegido reposa tranquilo en esta página, y oculto para todo lector. Lee, y con minuciosidad, este poema porque encierra un tesoro grandemente bello, un talismán, un amuleto para suspender del corazón. Estudia bien la métrica, palabras, las letras mismas. No omitas algo tan banal que pensar pudieras, a riesgo de extraviarte. Y en esto gordiano nudo no existe, que sin la magia de un sable no podrás deshacer, de ser posible si solo entendieras la trama. Y sobre la página esta, en que se fijan tales ojos penetrantes, descansa, digo, más bien perdu, un muy reconocido nombre con frecuencia pronunciado por poetas en altos cenáculos, pues el nombre mismo es de poetisa. Y no obstante que engañan con naturalidad sus letras, así como el caballero Pinto (Fernando Mendes) lo haría, siempre un sinónimo moldean de verdad. ¡Mas …

Hache y Be

Conejito de polvo. Me quedé bajo la cama. Recuerdo que no comprendías a los humanos y yo tampoco.
A veces no te das cuenta cuando se van formando lazos, pero  nuestras cuerdas se hicieron de sangre. 
Viste el mismo paisaje que yo veía, y hasta tosimos al mismo tiempo. Tu me dabas ganas de toser y yo te ahogaba con mis lágrimas.
Pero compartimos habitación. Y compartimos madre, la ausencia. 
Conejito de polvo, te escribí en el aire una carta, y me dijiste que te desvanecías como diente de león y burbujas que flotan para reventar.
Hace tiempo que encerramos en el baúl nuestros corazones.
Te vi dejado rastro de tus polvorientas patitas a cada brinco, pero no quise acercarme, era lo único que quedaba de ti.

Conejito de polvo, regresa pronto, si es que has de regresar. 
He revisado atrás de los muebles y bajo el colchón. Parece que han pasado años.
Ésta vez saliste de mi cama sin avisar, justo cuando creía que no volverías. Volviste para que hacerme toser y yo te ahogue de nuevo. 
Esta vez me he puesto…

I thought this time I'd keep all of my promises

J.S;
es verdad que la vida, y como dice Robert Smith en una de mis siempre favoritas "A letter to Elise", every time I try to pick it up like falling sand as fast as i pick it up it runs away through my clutching hands ​// cada vez que trato de retenerla, como arena que cae, tan pronto como la recojo se escapa entre mis manos empuñadas. 
Entonces, no creas en ningún momento que dejé de escribir por falta de interés, sino más bien por mi incapacidad de mantener promesas que involucran el establecimiento de vínculos afectivos, citando nuevamente a Smith, "creí que esta vez si cumpliría mis promesas". Aún nos recuerdo, caminando en la noche, y deshaciéndome, lloraba porque me embriagaba en soledad (y alcohol). Grité tan fuerte en la calle vacía, dije que me encontraba tan lejos de todos, incluso de ustedes, por que no pertenecía a nadie, y prometí que mantendría el contacto de forma escrita. Es casi como si hubiese sido el fin de semana pasado, pero no es así.
Estoy aquí…