Ir al contenido principal

Dejaste los ojos en el edificio

No he recibido noticias tuyas.
No ha sido mucho tiempo, pero se que es a propósito.
¿te han dejado libre, pajarillo? 
Nadie me dijo que te transformarías, cuervo.
Estas devorándole el corazón desde lejos, ¿no has escuchado su silencio?

Comprendo que quieras irte, y no volver. Lo he vivido también.
No creo que sea excusa para ser irresponsable además de insolente.
Apuesto a que te la estas pasando de ensueño.

Te traje un espejo, pero no estas, y me pregunto si alguna ves lo estarás.
El viejo esta sentado, parece que quiere romper a llorar, pero ha roto la línea.

No te extraño, la verdad que todo en mi cabeza es mas silencioso sin tu presencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

1 día: El Valentín

Tarjeta de Día de San Valentin"Finos trazos en estos versos para ella, cuyos luminosos ojos,
brillantes y expresivos como los gemelos de Leda, el adorado nombre suyo se descubrirá, que protegido reposa tranquilo en esta página, y oculto para todo lector. Lee, y con minuciosidad, este poema porque encierra un tesoro grandemente bello, un talismán, un amuleto para suspender del corazón. Estudia bien la métrica, palabras, las letras mismas. No omitas algo tan banal que pensar pudieras, a riesgo de extraviarte. Y en esto gordiano nudo no existe, que sin la magia de un sable no podrás deshacer, de ser posible si solo entendieras la trama. Y sobre la página esta, en que se fijan tales ojos penetrantes, descansa, digo, más bien perdu, un muy reconocido nombre con frecuencia pronunciado por poetas en altos cenáculos, pues el nombre mismo es de poetisa. Y no obstante que engañan con naturalidad sus letras, así como el caballero Pinto (Fernando Mendes) lo haría, siempre un sinónimo moldean de verdad. ¡Mas …

Hache y Be

Conejito de polvo. Me quedé bajo la cama. Recuerdo que no comprendías a los humanos y yo tampoco.
A veces no te das cuenta cuando se van formando lazos, pero  nuestras cuerdas se hicieron de sangre. 
Viste el mismo paisaje que yo veía, y hasta tosimos al mismo tiempo. Tu me dabas ganas de toser y yo te ahogaba con mis lágrimas.
Pero compartimos habitación. Y compartimos madre, la ausencia. 
Conejito de polvo, te escribí en el aire una carta, y me dijiste que te desvanecías como diente de león y burbujas que flotan para reventar.
Hace tiempo que encerramos en el baúl nuestros corazones.
Te vi dejado rastro de tus polvorientas patitas a cada brinco, pero no quise acercarme, era lo único que quedaba de ti.

Conejito de polvo, regresa pronto, si es que has de regresar. 
He revisado atrás de los muebles y bajo el colchón. Parece que han pasado años.
Ésta vez saliste de mi cama sin avisar, justo cuando creía que no volverías. Volviste para que hacerme toser y yo te ahogue de nuevo. 
Esta vez me he puesto…

I thought this time I'd keep all of my promises

J.S;
es verdad que la vida, y como dice Robert Smith en una de mis siempre favoritas "A letter to Elise", every time I try to pick it up like falling sand as fast as i pick it up it runs away through my clutching hands ​// cada vez que trato de retenerla, como arena que cae, tan pronto como la recojo se escapa entre mis manos empuñadas. 
Entonces, no creas en ningún momento que dejé de escribir por falta de interés, sino más bien por mi incapacidad de mantener promesas que involucran el establecimiento de vínculos afectivos, citando nuevamente a Smith, "creí que esta vez si cumpliría mis promesas". Aún nos recuerdo, caminando en la noche, y deshaciéndome, lloraba porque me embriagaba en soledad (y alcohol). Grité tan fuerte en la calle vacía, dije que me encontraba tan lejos de todos, incluso de ustedes, por que no pertenecía a nadie, y prometí que mantendría el contacto de forma escrita. Es casi como si hubiese sido el fin de semana pasado, pero no es así.
Estoy aquí…