Ir al contenido principal

Hombro derecho/hombro izquierdo: perspectiva inspirada en el Dr. Osterman

Se que nuestras manos no se van a entrelazar. No de nuevo.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho y yo, tan ensimismado, me siento desvanecer en recuerdos, que no puedo permanecer a tu lado izquierdo.
Antes siquiera de que las luces se vayan, estoy en el ahora. Hay gente al rededor y seguramente están más ahí, que yo mismo.
Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ya no estoy ahí.

Ahora mismo, estoy donde hace unos años, cuando decidí que valía la pena decirlo, y no es que no lo valga ahora, no me malentiedas.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho,  y yo, a tu lado izquierdo, aferrándome al asiento, porque mi cabeza esta tan llena del aire que respiras, que siento que voy a salir volando.
Las luces se han desvanecido ya, y aunque no estoy entendiendo lo que sucede al rededor, ciertamente nunca me ha interesado menos. No hay nadie más en este mundo, al menos no para mi.
Soy un hielo en un vaso de cristal, lleno de agua caliente.
Los latidos de mi corazón se escuchan tan fuerte en mis oídos, que comienzo a creer que los alcanzas a escuchar, y ese pensamiento sólo consigue incrementar el ritmo y la intensidad.

Estoy esperando el momento, un momento en el cual pueda acercarme un poco más a tu persona, un milímetro bastaría para alcanzar a rozar tu hombro con el mío, pero entre el zumbido y mi cabeza flotante, me siento imposibilitado.

De repente, aunque paralizado, puedo ver por el rabillo de mi ojo derecho, alguna intensión en un movimiento tuyo. Estas estirándote, "es el momento", pienso.

Una mano temblorosa se acerca lentamente a otra, que simultáneamente hace lo mismo, y no por ello lo hace menos torpe. El aire en mi cabeza es demasiado, y espero que tus dedos soporten la fuerza con el cual me esta elevando. Esta apunto de suceder.

Consecuente a ese pasado, hubo un futuro en el cual sucedía lo mismo con nuestros labios, aunque los míos mas torpes y ansiosos de ti.

Consecuente a ese otro episodio de ese pasado, pudo haber un futuro en el que podría haber tomado tu mano infinidad de veces, mientras ese calor recorría mi cuerpo, y mis labios podrían haberlo hecho más dulce, más tierno, más constante.

Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ahora estoy sentando, y cuando entrelazamos manos fue en el pasado, y el aire en mi cabeza no fue mas fuerte que la pasión por estar ahí, contigo.

Ahora, estoy a tu lado, pensando en acercarme y tratar de ver por el rabillo de mi ojo derecho, algo parecido a una intensión en tus movimientos, pero estas tan quieto. Ahí en mis recuerdos esta tu mano del pasado sosteniendo la mía, y la mía sosteniendo la tuya. Aquí mi mano fría esta colgando de mi antebrazo y busco colocarla bajo mi pierna o guardarla en la manga del suéter.

Y aunque pude ver algo parecido a una intensión, cuando te sentiste cansado de estar en la misma posición, era la de alejarte el milímetro que me acerqué a ti para rozar tu hombro izquierdo.

Fotografía. Watchmen, 2009. Zack Snyder

Comentarios

Entradas populares de este blog

1 día: El Valentín

Tarjeta de Día de San Valentin"Finos trazos en estos versos para ella, cuyos luminosos ojos,
brillantes y expresivos como los gemelos de Leda, el adorado nombre suyo se descubrirá, que protegido reposa tranquilo en esta página, y oculto para todo lector. Lee, y con minuciosidad, este poema porque encierra un tesoro grandemente bello, un talismán, un amuleto para suspender del corazón. Estudia bien la métrica, palabras, las letras mismas. No omitas algo tan banal que pensar pudieras, a riesgo de extraviarte. Y en esto gordiano nudo no existe, que sin la magia de un sable no podrás deshacer, de ser posible si solo entendieras la trama. Y sobre la página esta, en que se fijan tales ojos penetrantes, descansa, digo, más bien perdu, un muy reconocido nombre con frecuencia pronunciado por poetas en altos cenáculos, pues el nombre mismo es de poetisa. Y no obstante que engañan con naturalidad sus letras, así como el caballero Pinto (Fernando Mendes) lo haría, siempre un sinónimo moldean de verdad. ¡Mas …

Hache y Be

Conejito de polvo. Me quedé bajo la cama. Recuerdo que no comprendías a los humanos y yo tampoco.
A veces no te das cuenta cuando se van formando lazos, pero  nuestras cuerdas se hicieron de sangre. 
Viste el mismo paisaje que yo veía, y hasta tosimos al mismo tiempo. Tu me dabas ganas de toser y yo te ahogaba con mis lágrimas.
Pero compartimos habitación. Y compartimos madre, la ausencia. 
Conejito de polvo, te escribí en el aire una carta, y me dijiste que te desvanecías como diente de león y burbujas que flotan para reventar.
Hace tiempo que encerramos en el baúl nuestros corazones.
Te vi dejado rastro de tus polvorientas patitas a cada brinco, pero no quise acercarme, era lo único que quedaba de ti.

Conejito de polvo, regresa pronto, si es que has de regresar. 
He revisado atrás de los muebles y bajo el colchón. Parece que han pasado años.
Ésta vez saliste de mi cama sin avisar, justo cuando creía que no volverías. Volviste para que hacerme toser y yo te ahogue de nuevo. 
Esta vez me he puesto…

I thought this time I'd keep all of my promises

J.S;
es verdad que la vida, y como dice Robert Smith en una de mis siempre favoritas "A letter to Elise", every time I try to pick it up like falling sand as fast as i pick it up it runs away through my clutching hands ​// cada vez que trato de retenerla, como arena que cae, tan pronto como la recojo se escapa entre mis manos empuñadas. 
Entonces, no creas en ningún momento que dejé de escribir por falta de interés, sino más bien por mi incapacidad de mantener promesas que involucran el establecimiento de vínculos afectivos, citando nuevamente a Smith, "creí que esta vez si cumpliría mis promesas". Aún nos recuerdo, caminando en la noche, y deshaciéndome, lloraba porque me embriagaba en soledad (y alcohol). Grité tan fuerte en la calle vacía, dije que me encontraba tan lejos de todos, incluso de ustedes, por que no pertenecía a nadie, y prometí que mantendría el contacto de forma escrita. Es casi como si hubiese sido el fin de semana pasado, pero no es así.
Estoy aquí…