Ir al contenido principal

Definición de Amor

Recuerdo que hubo un momento en mi vida en el que un diccionario marcó un punto crucial en mi vida. Alguna maestra nos preguntó como definir, digamos, la palabra casa. En ese momento, la sangre se me heló. 

La versión infantil mía sabía qué era una casa. Esa mente escolar, podía visualiza, casi hacerla tangible en la recreación del pensamiento, pero no sabía reproducir en palabras qué era. Lo mismo me pasó con las siguientes palabras que bombardearon mi mente (árbol, pared, etc.) con el fin de poder definir al menos una palabra, y como se podría suponer, no lo logre. Luego solo yace un vago recuerdo en el que nos regalaban diccionarios.

Un diccionario para mi, era tener la vida resuelta, además, era portátil. Saber si determinada cuestión se clasificaba como un sustantivo, un verbo o un adjetivo, me hacía hacer sentir segura de la realidad, de la existencia y veracidad de las cosas: como si al nombrar las cosas, mágicamente aparecieran en el contexto real en el que en ese entonces vivía. Así iba yo por la vida, creyendo que sería así de fácil.

Algún tiempo después, busque en mi diccionario la palabra amor. Ya en algunas ocasiones la había escuchado, y cuando la gente se expresaba, supongo que podía entender la intención. Supongo. La verdad recuerdo que por lo general, lo hacía como un reflejo, pero así es uno de niño, ¿no? Niñas de mi entorno me sorprendían cuando las encontraba hablando de cartas de amor y yo no entendía la razón de tanta exaltación. Alguna vez, aún en esos años infantiles, recuerdo haber comprado una tarjeta y sentirme realmente estúpida al leer lo que decía. Si no mal recuerdo tenía unas figuras de osos y decía algo, que en su momento, me pareció muy meloso. Igual la compré. En realidad, la compré porque había recibido una y supuse que debería dar una como respuesta. Mi ausencia de imaginación y sensibilidad me hizo comprar esa tarjeta, que de hecho, era muy similar a la que había sido mi presente... solo que yo ni me moleste en escribirle algo al reverso.

Y entonces, ¿qué era el amor? 

Años después, podía identificar algunos sentimientos expresados en canciones. Adquirí, y como uno de mis bienes más preciados, el CD original de The Smashing Pumpkins, "Rotten Apples". Ese artefacto que abracé y utilicé al máximo, me llevo a toparme con una de las frases que hizo un abismo en mi cerebro, en el cual aún hoy, en los momentos menos adecuados, vuelvo a caer (¿o quizá saltar?).
El misterio del amor es mayor que el misterio de la muerte - Oscar Wilde.

En su momento, la escribí en innumerables superficies, creyendo tal vez, que así podría develar el misterio, pero no lo logré.

Y es que conforme voy tachando días en calendario y más horas de insomnio aceleran el proceso de envejecimiento al que irremediablemente todo ser vivo esta sometido, el misterio se hace aún mayor. 
Lo que me va quedando medianamente claro, es que nunca lo encontraré en una fuente bibliográfica, nunca será lo mismo para nadie.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias.  Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario.  Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.
De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre …

Ocio: Podcast

El año pasado, llegué a tener sensación de agobio al escuchar música todos los días. A partir de ese sentimiento se empezaron a generar ideas, tal vez demasiado disparatadas por algo tan insignificante, sobre que mi tiempo musical era tiempo perdido en el que podría haber aprendido algo.
Así que comencé a buscar podcast. Desde hace aproximadamente 5 años me introduje al mundo del podcast, y no quise salir de nuevo. Es como escuchar programas de radio de contenido de alta calidad (claro, sus excepciones habrá), de temas del propio interés y con acceso al gusto: pausar, regresar, repetir.
La verdad es que sigo varios, pero hoy me limito a compartir dos. De una vez digo, que son de España, para que si no es del agrado del lector, no se lleve una sorpresa. Sin más preámbulo, comenzamos.

La Conjura de Ludovico Con un nombre original, que desde principio te da la referencia al cine, por Naranja Mecánica/A Clockwork Orange, éste podcast te adentra al mundo de la psicología dentro de los film…

No lo había notado: 500 Days Of Summer

* El punto no es ser parte de la crítica que se ha hecho alrededor de la película o personajes (principalmente, sobre Summer). Es solo una visión, otro comentario personal de una persona cualquiera*
Para la entrada 50 del blog, ¿por qué no un 500?... 500 Days Of Summer (o 500 días con ella). Al principio cuando vi el cartel de ésta película creí que se trataba de una película de adolescentes en la playa vacacionando, como otra comedia para ver, en una tarde de ocio. Tal vez fue por la imagen con que la anunciaban y mi torpe atención y falta de observación al ver el mismo.


Aún hoy me pregunto porque me topé con esta película, si, según mis vagos recuerdos, estaba buscando Donnie Darko. Después de encontrarme con ella en diferentes post, de ese entonces 2010 o 2011, decidí verla... y me sorprendió, para bien.

Desde el comienzo aclara lo que es y lo que no es: una historia que le podría pasarle a cualquiera.




La primera vez que la vi, podría decirse que la miré con el corazón hecho pedaz…