Ir al contenido principal

AmorFo

Madera. Como el niño de madera, cuyo espíritu era más humano que el de mis verdugos. Su nombre me recordaba al títere infantil y nunca a otra cosa. ¿que se sentirá ser eterno y diminuto? Como el individuo que quizá fue un discípulo, pero cuya información desconozco.

He sido eterno cuando alguien me recuerda y no puede darme un nombre, porque entonces vago entre sus pensamientos y voy cambiando de forma, tal vez hasta ya ni siquiera poseo primer apariencia de mi mismo, pero rondo en fondo de alguno de sus  sueños, como una persona que cruza la calle y da la vuelta en una esquina. Eterno porque no tuve un principio y tampoco tuve un fin. Diminuto, porque a penas si se percató de mi existencia.

Así se siente.

Ese día llegué cuando caía el sol y la gente estaba ruidosa en el jardín. Quería acostarme en la barda que delimitaba la banca de concreto y el espacio vital del árbol que me acompañaba. Podría ser pariente del títere, me sentí avergonzado. Me recosté en el límite imaginando que podría llegar alguien en cualquier momento a quitarme.

Estoy esperando a alguien. Se que va a llegar. Miré hacia ambos lados, luego arriba, al cielo inundado de grises y esponjosas nubes que no dejaban ver más que mis pensamientos. Levanté el torso. El árbol podría sentirse ignorado  si no le dirigía una que otra miradita de cuando en cuando. Al ver al frente, una silueta blanca, muy al fondo de la calle, se acercaba andando hacía mi. Tal vez no era hacía mi, pero me lo quise creer por un momento, por un instante, que yo no era tan diminuto ni tan eterno para ser olvidado.

Esa forma de andar me tenía con la mirada bien fija. Me quede muy quieto y trate de distinguir alguna expresión en el rostro. Una mueca de sonrisa se iba dibujando a cada paso que se acercaba. Yo reconocería ese andar entre una multitud de gente sin dudarlo, y sería mi satisfacción el no equivocarme cada vez.

Cruzó la calle que nos separaba. Pasé saliva y sonreí.

Tranquilamente detuvo su andar al estar justo al frente mío y me dijo tiernamente que me había confundido con gato. En ese momento quise restregarme entre sus piernas y empezarle a maullar, ronronear en su pecho y lamerle la mano.

Yo no era tan diminuto ni tan eterno como creía. Yo era su gato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias.  Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario.  Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.
De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre …

Hombro derecho/hombro izquierdo: perspectiva inspirada en el Dr. Osterman

Se que nuestras manos no se van a entrelazar. No de nuevo.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho y yo, tan ensimismado, me siento desvanecer en recuerdos, que no puedo permanecer a tu lado izquierdo.
Antes siquiera de que las luces se vayan, estoy en el ahora. Hay gente al rededor y seguramente están más ahí, que yo mismo.
Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ya no estoy ahí.

Ahora mismo, estoy donde hace unos años, cuando decidí que valía la pena decirlo, y no es que no lo valga ahora, no me malentiedas.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho,  y yo, a tu lado izquierdo, aferrándome al asiento, porque mi cabeza esta tan llena del aire que respiras, que siento que voy a salir volando.
Las luces se han desvanecido ya, y aunque no estoy entendiendo lo que sucede al rededor, ciertamente nunca me ha interesado menos. No hay nadie más en este mundo, al menos no para mi.
Soy un hielo en un vaso de cristal, lleno de agua caliente.
Los latidos de mi corazón se escuchan…

Ocio: Podcast

El año pasado, llegué a tener sensación de agobio al escuchar música todos los días. A partir de ese sentimiento se empezaron a generar ideas, tal vez demasiado disparatadas por algo tan insignificante, sobre que mi tiempo musical era tiempo perdido en el que podría haber aprendido algo.
Así que comencé a buscar podcast. Desde hace aproximadamente 5 años me introduje al mundo del podcast, y no quise salir de nuevo. Es como escuchar programas de radio de contenido de alta calidad (claro, sus excepciones habrá), de temas del propio interés y con acceso al gusto: pausar, regresar, repetir.
La verdad es que sigo varios, pero hoy me limito a compartir dos. De una vez digo, que son de España, para que si no es del agrado del lector, no se lleve una sorpresa. Sin más preámbulo, comenzamos.

La Conjura de Ludovico Con un nombre original, que desde principio te da la referencia al cine, por Naranja Mecánica/A Clockwork Orange, éste podcast te adentra al mundo de la psicología dentro de los film…