Ir al contenido principal

Las llaves negras

Se lo juro a usted, por la sangre que me escurre entre los dedos, que esta vez no estaba tratando de huir. Y es que los días comenzaban más temprano y las noches llegaban a mi más tarde. Se lo juro ante él y ella, que yo me encontraba en homeostasis hasta que pronuncié por primera vez su nombre. Y heme aquí, en mi estado deplorable de nervios, aromáticos a nicotina y gritos disfrazados de silencios, que reitero que sufro, -y vaya que no he sufrido- de insomnio intermitente.

Vi sus ojos saturándose de dolor transparente y líquido, que le escurría más hacía dentro que hacía afuera y como por arte de magia, empezó a fugarse por mis ojos.

Te juro amigo mío, -si es que aún sigues ahí- que me tiene intoxicado y yo no sé que hacer.

Pero eso sucedió después. Primero me recuerdo llamando su nombre con la mera intención de pasar a divisar algunos textos. Y pasamos a ser dos extraños a dos extraños que se hablaban.

Mi lengua parlante y bajo el efecto embriagante, dejó escapar esas terribles, terribles palabras que destruyen y que te dejan con los ojos bien abiertos ante una caída libre.

Pero antes de eso yo le dije que le quería, y yo no estaba tan alterado en ese entonces, ciertamente mi estado de salud no era el mejor después de un periodo de abstinencia, pero podría jurar que mi cordura estaba intacta. Pero, ¿y qué tan cuerdo me encontraba antes?

Ya no sé en dónde yace el candado que nos une y si alguien se ha tragado la llave, espero no haber sido yo. 

Me contó de sus amores y me limité a escuchar mientras sentía como se me escapaban pedacitos del alma entre cada pausa, entre cada amante y cada mirada que me permitía robarle. Por mi parte, a penas si recuerdo como es que he sobrevivido en esta guerra, porque siento que no he hecho más que despertar gritando en mi cama, sudando y soñando cosas que no puedo recordar.

Dile tú, amiga mía, que si decido quedarme no sabré si me quedo por convicción o por complacer su deseo, y que si me voy es meramente porque lo he visto: he visto como se apagaban sus días y se acortaban sus noches mientras nos escuchábamos suspirar y decirnos lo prohibido con voces entrecortadas esperando la respuesta del otro. 

Y antes de pronunciar su nombre yo me soñaba en el mundo; antes  de que me escuchara decirlo iba de la mano con el amor en turno.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias.  Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario.  Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.
De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre …

Hombro derecho/hombro izquierdo: perspectiva inspirada en el Dr. Osterman

Se que nuestras manos no se van a entrelazar. No de nuevo.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho y yo, tan ensimismado, me siento desvanecer en recuerdos, que no puedo permanecer a tu lado izquierdo.
Antes siquiera de que las luces se vayan, estoy en el ahora. Hay gente al rededor y seguramente están más ahí, que yo mismo.
Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ya no estoy ahí.

Ahora mismo, estoy donde hace unos años, cuando decidí que valía la pena decirlo, y no es que no lo valga ahora, no me malentiedas.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho,  y yo, a tu lado izquierdo, aferrándome al asiento, porque mi cabeza esta tan llena del aire que respiras, que siento que voy a salir volando.
Las luces se han desvanecido ya, y aunque no estoy entendiendo lo que sucede al rededor, ciertamente nunca me ha interesado menos. No hay nadie más en este mundo, al menos no para mi.
Soy un hielo en un vaso de cristal, lleno de agua caliente.
Los latidos de mi corazón se escuchan…

1 día: El Valentín

Tarjeta de Día de San Valentin"Finos trazos en estos versos para ella, cuyos luminosos ojos,
brillantes y expresivos como los gemelos de Leda, el adorado nombre suyo se descubrirá, que protegido reposa tranquilo en esta página, y oculto para todo lector. Lee, y con minuciosidad, este poema porque encierra un tesoro grandemente bello, un talismán, un amuleto para suspender del corazón. Estudia bien la métrica, palabras, las letras mismas. No omitas algo tan banal que pensar pudieras, a riesgo de extraviarte. Y en esto gordiano nudo no existe, que sin la magia de un sable no podrás deshacer, de ser posible si solo entendieras la trama. Y sobre la página esta, en que se fijan tales ojos penetrantes, descansa, digo, más bien perdu, un muy reconocido nombre con frecuencia pronunciado por poetas en altos cenáculos, pues el nombre mismo es de poetisa. Y no obstante que engañan con naturalidad sus letras, así como el caballero Pinto (Fernando Mendes) lo haría, siempre un sinónimo moldean de verdad. ¡Mas …