Ir al contenido principal

Elise le dice a Alicia sobre el Martillo

Así que después de tanto tiempo, como creíste que pasaría, regreso sangrando a tu lado.
Llorando en silencio y sin nada en los ojos.
Sólo tú sabes que aprendí a llorar hacía adentro.
Reír hacía adentro también lo hago bien, pero reír es algo de que aún me gusta dar señal cuando es necesario
y cuando no hay fuerza,
y cuando no gana,
y cuando es más fuerte mi cascada lagrimal interior que ahoga mi risa,
entonces, se acaba.

Salen burbujas en forma de chispa de la comisura de mis labios y a veces, solo a veces, me noto ruborizar.

Me avergüenzo.
Siempre vuelvo.
Vuelvo a esconderme cual niña asustada y prometo jamas salir;
prometo que no hay nadie más en mi mundo de arena y sal;
en mis dedos de azúcar y mis litros de agua;
en mi falta de fuerza y odio hacia todo y todos por igual (no queremos discriminar).

(Te odio a ti bonita, te odio a ti fea [sabes muy bien, que no puedo diferenciar: yo siempre soy la fea, y ellas, oh ellas, son todas hermosas, odiosamente hermosas]; te odio médico y te odio familiar; te odio desconocido, te odio reflejo...)

Me has dicho entonces, por fin la verdad. Y la verdad es que siempre me dices la verdad.
Pero yo siempre me fijo demasiado en la puntuación y la palabra.
¿es que acaso soy muy exacta con mis preguntas? ¿O tú muy mal escucha?
Uno no procesa tanto lo que contesta, dicen. Pero es que yo tardo años 

(años en mi cabeza, en mi mundo) 

en contestar una pregunta, para así poder encontrar las palabras correctas, que expresen lo que digo exactamente en lo que exactamente quiero decir.

Ni una más ni una menos. 
Que mida, que cuente milimétricamente lo que siento.

Y sabes que los números me están volviendo loca.

Pero es mi problema con las malditas palabras.
Debería dejar de esculcar las palabras de otros. 
Ellos no son como yo.
(¿O acaso si lo son?)

Los "muy", "demasiado", "suficiente", son mi problema.

Pensándolo mejor, todo en un problema.

"Amor", "Molesto", "Enojado", "Triste", "Deprimido", "Estoy", "Soy"... 
Y la lista va seguir creciendo, asi que mejor me detengo, porque no queremos escribir el diccionario... 
(¿Queremos?)

porque ya no sé quien soy yo, ni porqué estoy aquí; ni porque ya no quiero vivir, ni porque me da miedo todo y me duelen las palabras indoloras hechas de verdad.

Hechas de cuerpo imperfecto.
De mi dudosa capacidad mental, que si bien, se encuentra retorcida, a veces no lo está tanto: cómo cuando por las noches estamos en auto bajo el cielo gris, que se hace negro. 

Y siento que me estoy muriendo, porque se la han tragado, los monstruos negros y esponjosos en el cielo se la han tragado...


Ahora ya no son mountros negros y esponjosos que viven en mi cabeza... ahora son monstruos reales que dicen: muy pequeños, DEMASIADO PEQUEÑOS, ¡¡¡DEMASIADO PEQUEÑOS!!!

Una razón para no querer ser más. Ya no quiero ser. Pero al no ser: No existo.

Tienes razón: Ya no quiero existir

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los NUEVOSimpson: Treehouse Of Horror XXVIII

He visto Los Simpson desde que tengo memoria, y para mi, como para muchos otros, fue una caricatura divertida, entretenida y rica en cultura popular, que se disfrutaba aunque no se captaran del todo las referencias.  Pero no voy a detenerme y explicar cómo, cuándo y por qué, en algún momento, deje de verlos, porque justamente este espacio esta dirigido para lo contrario.  Espero poder escribir ésta sección (¿?) de manera constante, porque he visto más episodios buenos con espíritu de los viejos, de los que creí que podían existir y vale la pena escribir sobre ello.
De la temporada número 29, el capítulo 4: Treehouse Of Horror XXVIII Para quienes son (o han sido) seguidores de la serie, saben que los especiales de La Casita del Horror están conformados por una introducción, que a veces puede aparecer entre las historias, y las clásicas tres historias que hacen homenaje a cuentos, libros, películas o series de terror/ciencia ficción más destacadas de la cultura popular (además, siempre …

No lo había notado: 500 Days Of Summer

* El punto no es ser parte de la crítica que se ha hecho alrededor de la película o personajes (principalmente, sobre Summer). Es solo una visión, otro comentario personal de una persona cualquiera*
Para la entrada 50 del blog, ¿por qué no un 500?... 500 Days Of Summer (o 500 días con ella). Al principio cuando vi el cartel de ésta película creí que se trataba de una película de adolescentes en la playa vacacionando, como otra comedia para ver, en una tarde de ocio. Tal vez fue por la imagen con que la anunciaban y mi torpe atención y falta de observación al ver el mismo.


Aún hoy me pregunto porque me topé con esta película, si, según mis vagos recuerdos, estaba buscando Donnie Darko. Después de encontrarme con ella en diferentes post, de ese entonces 2010 o 2011, decidí verla... y me sorprendió, para bien.

Desde el comienzo aclara lo que es y lo que no es: una historia que le podría pasarle a cualquiera.




La primera vez que la vi, podría decirse que la miré con el corazón hecho pedaz…

Hombro derecho/hombro izquierdo: perspectiva inspirada en el Dr. Osterman

Se que nuestras manos no se van a entrelazar. No de nuevo.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho y yo, tan ensimismado, me siento desvanecer en recuerdos, que no puedo permanecer a tu lado izquierdo.
Antes siquiera de que las luces se vayan, estoy en el ahora. Hay gente al rededor y seguramente están más ahí, que yo mismo.
Las luces se están atenuando, mis oídos se sienten tapados. Ya no estoy ahí.

Ahora mismo, estoy donde hace unos años, cuando decidí que valía la pena decirlo, y no es que no lo valga ahora, no me malentiedas.
Estamos sentados, tú a mi lado derecho,  y yo, a tu lado izquierdo, aferrándome al asiento, porque mi cabeza esta tan llena del aire que respiras, que siento que voy a salir volando.
Las luces se han desvanecido ya, y aunque no estoy entendiendo lo que sucede al rededor, ciertamente nunca me ha interesado menos. No hay nadie más en este mundo, al menos no para mi.
Soy un hielo en un vaso de cristal, lleno de agua caliente.
Los latidos de mi corazón se escuchan…